Press "Enter" to skip to content

Me sorprendió y me gustó

Yo estaba trabajando en Madrid y mi esposa vivía en Cádiz, cada vez que podíamos nos veíamos, ella viajaba a Madrid o yo a Cádiz, descargábamos todo en los encuentros, casi siempre fines de semana.

Nuestra relación por esos días era bastante complicada, el hecho de estar separados y otras razones nos acercaban a una posible ruptura a menos que consiguieras arreglarlo en algún fin de semana lujurioso.

Un fin de semana con todo programado, ella viajaba a Madrid y justo un día antes me avisaron que trabajaba el sábado, así que perdíamos casi todo ese día. Por teléfono nos hablamos quedando de vernos en el centro a las 5 de la tarde.

Cuando llegue al sitio acordado mi primera sorpresa fue que tenía una minifalda muy pequeña, ella es un poco gordita pero con buenas formas, senos grandes y un culote espectacular. Estaba sentada en la banca de un parque con la pierna cruzada, dejaba ver casi todo. Instintivamente mire hacia los lados para descubrir quien la observaba pero casi al mismo tiempo desee que muchos se la comieran con la mirada.

Notaba que ella respiraba profundo. Yo ya conocía esas respiraciones: de excitación.

Le dije: que hacemos? Y me respondió: vamos a cine, a cine porno. Sorprendido pero ya excitado por lo que acababa de ver, buscamos una sala cercana y entramos.

En esas salas de cine porno no es común que entren parejas, casi siempre están prácticamente vacías pero son hombres los que ocupan sus sillas. Paradójicamente algunos parados, lo hacen para estar pendientes de quien entra y acercarse después.

Antes de entrar compramos una botella de brandy, en Madrid hace mucho frió.

Elegimos un lugar y nos sentamos a ver la película que ya estaban proyectando. Al principio solo miramos la película y bebimos algunos tragos, cuando ya nos acostumbramos a la oscuridad y el reflejo de la proyección nos ilumina un poco notamos que ya habían varias personas cerca de nosotros y nos miraban.

Gloria empezó a abrir sus piernas poco a poco, cuando menos pensé ya tenia expuesto su depilado chocho, solo ahí me di cuenta que no traía nada abajo. Ahora quien respiraba profundo era yo. Gloria miraba de reojo y al notar que la miraban me pedía mas brandy y fue subiendo su corta falda, llego un momento en que subió su pierna derecha a la silla de adelante, yo creía que iba a explotar.

Un señor de mediana edad se había sentado justo delante de nosotros miraba hacia atrás con disimulo, yo lo note y me excito mucho, ya para ese entonces no veíamos la película, el alargó su mano y sobó su pierna, en ese momento Gloria le dijo: Vea pero no toque, y abrió más sus piernas.

A mi lado había un señor con su verga afuera masturbándose ya descaradamente, y atrás de nosotros otro personaje hacia lo mismo. Esta escena perecía que excitaba cada vez mas a Gloria quien se saco sus poderosas tetas que brillaban con el reflejo de la pantalla. Bajo mi cierre y agarró mi verga ya dura como un palo, en sus manos. Alguien susurro: mámasela! Y Gloria lo hizo.

UHF que situación jamás vivida: mi mujer con las tetas afuera, la falda arriba, mamándomela, en un teatro de cine porno, con otras personas extrañas observando.

Quería parar todo eso pero al mismo tiempo lo lujurioso y excitante no me dejaba.

Pronto me desarrolle en su boca, no desperdicio ni una gota, miró sus espectadores, sonrió un poco, guardo sus tetas, bajo su falda y les dijo: les gusto?, nadie respondió.

Acto seguido nos paramos y nos fuimos, otro susurro se escucho: cuando vuelven?

Camino a la salida me dijo: Es para que veas la clase de puta que te vas a perder.

No hablamos en el taxi camino al apartamento, solo cuando llegamos me contó que cuando venía para Madrid, en el autobús por la noche vio una pareja acariciándose, ella chupaba la verga de su marido, cuando notaron que Gloria los veía se asustaron y después sonrieron, al ver que Gloria se sonrió también continuaron, prácticamente me dedicaron la mamada porque me miraban constantemente hasta que acabaron, me contó.

Gloria me dijo que esa situación le excitó mucho y se le ocurrió la idea de hacer lo mismo en el teatro. Terminamos recordando lo ocurrido en medio de tragos y mas sexo.

Nuestra relación mejoro a partir de ese momento con el recuerdo de aquella tarde, es como nos hubiéramos liberamos sexualmente y nos mostraremos como somos con lo que nos liberamos y disfrutamos del sexo a tope sin limitaciones.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *